“Que el personal de salud sienta que en Concepción del Uruguay hay gente que les dice gracias”

En medio de la peor crisis sanitaria de los últimos años, que puso de rodillas al mundo entero y que también afectó a Concepción del Uruguay, surgen muestras de amor al prójimo. Una familia lleva todas las mañanas un café y galletitas caseras al personal de salud que trabaja en el operativo de vacunación en el CEF. Un gesto que se sostiene desde el primer día y que desde la municipalidad se agradece y hace público.

“Que el personal de salud sienta que en Concepción del Uruguay hay gente que les dice gracias”. Así lo expresó Marcelo Bourdetta, quien junto a su familia cada mañana le acercan un café, galletitas caseras y una tarjeta de agradecimiento a todo el personal afectado a los operativos de vacunación en el CEF N° 3. Solidaridad y agradecimiento de una familia uruguayense que se destaca en medio de una crisis sin precedentes en las últimas décadas a nivel mundial.

“Gracias por arriesgar su vida, gracias por el sacrificio que hacen, gracias por dejar sus familias por ayudar a los enfermos. De verdad, mil gracias. Ustedes son verdaderos héroes. ¡Simplemente gracias!” es la inscripción de la tarjeta que acompaña a un café y galletitas caseras que Marcelo Bourdetta y su familia cada día acercan al Centro de Educación Física (CEF) N°3 a cada una y cada uno de los integrantes del personal abocado a los operativos de vacunación. En un gesto de agradecimiento, la familia encontró la forma de hacerlo explícito a través de estos detalles.

En los tiempos que corren es significativo y valioso una acción de este tipo. Y de reconocer en el anonimato a quienes aportan desde su lugar a la construcción de una sociedad más empática, más cercana y de mayor compromiso para con el otro. Y este es el caso de Marcelo y su familia. “Han vacunado a mis padres, me he vacunado yo por ser grupo de riesgo, y todo esto que está pasando es una forma de decirle gracias a estos chicos que están trabajando. Soy padre de tres adolescentes y creo que los padres debemos enseñar con el ejemplo y fue la intención de esta familia poder decir gracias con este gesto”, explicó Bourdetta.

Respecto de cómo surgió la idea de acercarles un desayuno, Marcelo contó: “a mí me despertó algo muy fuerte cuando acompañé a mi mamá a vacunarse. En el momento que le van a poner la vacuna se pone nerviosa por lo que empieza a llorar; y vi a la enfermera que la atendió la forma en que la charló, cómo la tranquilizó, le explicó con tanto amor y pasión a su profesión. Vi cómo se fue tranquila mi mamá. Y pensé: pucha, cuánto corazón”.

“Ahí fue que dije: ‘tenemos que decirle gracias a esta gente de alguna forma’. Lo charlé con mi familia, mi mujer y mis hijos; y pensamos: ‘¿por qué no les llevamos un café? ’  Y ya una de mis hijas se ofreció a hacer galletitas”, agregó.

El gesto, gran intención

“Te cuento, nosotros somos una familia trabajadora, que la plata no nos sobra, pero lo hacemos hasta donde podemos. Llevarles un café no es un gasto, pero comprar los vasitos, bolsitas y demás sí; pero hasta donde podemos lo hacemos y cuando no podamos más no lo haremos”, dijo Marcelo.

En cuanto al gran equipo que conforman esta movida tan significativa, Marcelo contó: “Yo soy vendedor, tengo mi señora docente, dos hijas de 19 y 17 y mi sobrino que es mi tercer hijo de 18”.

“Mi esposa y yo sobre todo estamos en riesgo muchas veces, pero esta gente es enfermero o médico, no son extraterrestres, son humanos, tienen familia también, y es importante estar para ellos. Hay cuadras de cola y una persona explicándole 100 veces por día lo mismo a la gente y es admirable, y por qué no darles las gracias”, señaló.

Simplemente gracias

Tal como la inscripción de la tarjeta ya mencionada, la intención de esta familia únicamente es decir: ‘Gracias’. Y que ese agradecimiento resuene en cada rincón. En este sentido, Marcelo señaló: “Me pasó con que hicimos una tarjetita que decía gracias, y uno de los chicos se acercó a preguntar porque no tenía ninguna firma, si era de alguna agrupación, grupo, o algo. Y no, la verdad es que no pertenecemos a ningún lado. Solo somos una familia de Concepción del Uruguay que simplemente quiere decirles gracias, a todo el sistema de salud y encontramos por ahí a la gente que está vacunando como referentes de todo un sistema de salud que está atendiendo la pandemia, y al cuidado de la salud”.

“Un café, unas galletitas muy ricas que hace mi hija y nada más. No hay ninguna intención más que decir gracias”, acotó.

Por último, agregó: “Ojo, yo estoy seguro que no soy el único en Concepción del Uruguay, debe haber mucha gente que piensa como yo, pero que aún no se le ocurrió, o no se animó, o no supo cómo, pero estoy seguro que hay un montón, montón de gente como yo”.

“Si el hecho de que haya una nota, y que se sepa; y aparezca otra familia con la misma intención, bienvenido sea. Todo sea por esta gente que está trabajando y que el personal de salud sienta que en Concepción del Uruguay hay gente que les dice gracias; y que todo el país sepa que en Concepción del Uruguay hay gente que le dice gracias al personal de salud”, concluyó.

Entradas relacionadas